Al fin y al cabo, verano

Estamos en el verano más atípico del invierno y la primavera más extraña que hayamos vivido. Pero verano, al fin y al cabo. Y eso es descanso, interrupción de la rutina, y olvido de las tareas y responsabilidades laborales y más cotidianas. Este año el pack completo será para los más afortunados y responsables.
Nosotros estamos en el grupo de los privilegiados. Como casi toda la logística. No hemos dejado de trabajar desde el terrible 14 de marzo. Y de recibir recompensas periodísticas por ello. Con mucho esfuerzo. Mucho. La breve y no absoluta interrupción estival (pues seguiremos subiendo noticias en la web de Cuadernos de Logística) es como nunca el oxígeno que necesitamos para coger aliento y afrontar un otoño que se antoja muy incierto.
La logística sigue dando la medida que siempre ha tenido, ahora más visible. Vamos a renovar fuerzas para seguir contándolo. Feliz descanso. Nos vemos enseguida.