Almacenes secretos y envíos ficticios, la supply chain se prepara para proteger la vacuna

Envíos falsos. Verificación de luz negra en viales. Los fabricantes de medicamentos y las autoridades sanitarias están tratando de proteger las vacunas del COVID-19 contra una de sus mayores amenazas: el robo.
Hospitales y empresas farmacéuticas están almacenando las vacunas COVID-19 en lugares seguros y secretos, tomando otras medidas para protegerlas contra esta “amenaza inminente”.
Pfizer Inc. se encuentra entre los fabricantes de vacunas que tendrán software GPS en los envíos, informa el Wall Street Journal. La compañía también planea realizar envíos falsos en camiones ficticios en un intento por confundir a los posibles ladrones.
Las salvaguardias se están implementando en medio de la preocupación de que las tan esperadas vacunas puedan ser robadas cuando se distribuyan.
{advpoll id=’144′ view_result=’0′ width=’0′ position=’center’}
Las autoridades sanitarias temen que las redes delictivas intenten sustraer la vacuna cuando se le administre a grupos prioritarios, como los trabajadores de la salud, y antes de que se haga pública.
Moderna, otro fabricante, dice que ha mejorado la seguridad a medida que los principales candidatos se acercan más a tener una vacuna. “Va a haber gente que querrá tener acceso a la vacuna antes”, alerta Juan Andrés, jefe de operaciones técnicas de la compañía
El fabricante de vidrio Corning Inc., impulsor para la fabricación de viales para almacenar las vacunas COVID-19, ajustará sus viales con verificación de luz negra para eliminar posibles tratamientos falsos.
También se están considerando otras medidas de seguridad en todo el globo para proteger la vacuna. Algunos fabricantes, adelanta el medio, optarán por el envío directo a hospitales y otros puntos de entrega, reduciendo al mínimo el tiempo en carretera.