Deloitte señala a las zonas de carga y descarga como puntos de rotura de la supply chain

La parte final de la cadena de suministro ha sido identificada por Vicente Segura, socio de estrategia y operaciones de Deloitte, como el punto donde la cadena logística se rompe. La planificación, la optimización e implementación de algoritmos logísticos se ve frustrado ante la “falta de alineación con esta fase final de entrega”, indica Segura.
En el contexto de la presentación del informe actualizado “El futuro de la logística de última Milla después del COVID-19”, el experto ha dado a conocer tres soluciones que pueden ayudar a resolver la problemática ambiental, de movilidad y de rentabilidad a la que se enfrentan ahora los operadores logísticos en el entorno urbano.
Haciendo zoom sobre uno de los once modelos presentados por la consultora, Segura ha aprovechado el encuentro organizado por la patronal logística UNO para mostrar, a través de cifras, el verdadero impacto económico y operativo de las zonas de carga y descarga.
Según el documento, en núcleos urbanos y en función de la franja horaria, la demanda de plazas de carga y descarga puede superar en un 70 por 100 la oferta fija disponible para este tipo de estacionamiento. Esta realidad impacta de forma clara sobre la congestión urbana y genera ineficiencias en los procesos de reparto de las empresas de distribución y transporte de mercancías.
La búsqueda de plazas de aparcamiento alternativas, el estacionamiento en doble fila o el incremento de las distancias recorridas a pie desde el vehículo hasta el punto de entrega son solo algunas de las consecuencias derivadas de esta situación.
Por este motivo, el representante de Deloitte ha hecho hincapié en la necesidad de crear plataformas de gestión de zonas de carga y descarga. Ello, a ojos del experto, supone “una solución clave para resolver la cuestión, ya que permite reservar aparcamientos con anticipación”, incentivando el uso de vehículos más sostenible y desincentivando, por otra parte, el reparto en horas punta.
Asimismo, Segura ha reclamado la importancia de optar por un nuevo formato de entrega que suponga reducir los repartos a domicilio a favor de alternativas como las taquillas, que actualmente representan el 5 por ciento, en contraste con el 85 que supone el home delivery.