Ábalos se pronuncia sobre el abandono de la mesa tripartita por parte de los transportistas

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana “ha lamentado” la decisión del departamento de mercancías del Comité Nacional del Transporte por Carretera, tras dar por concluida su presencia en la comisión tripartita para la regulación de la carga y descarga.
Bajo las órdenes de José Luis Ábalos, el organismo ha defendido que esta mesa nació en base a una solicitud del propio comité para reunir a transportistas, cargadores y Gobierno. Creada durante el mes de junio, la premisa de los encuentros era “tener la capacidad de análisis para abordar cada tema tras un profundo estudio de cada actor, basado en un trabajo técnico de soporte muy importante”.
Las negociaciones derivaron en una serie de compromisos alcanzados con el CNTC, donde se incluía abordar una de las cuestiones más candentes del sector, la responsabilidad de las labores de la carga y descarga.
Los resultados obtenidos durante la primera reunión, celebrada en el mes de septiembre, así como los tres encuentros posteriores, han hecho considerar al ministerio que esta herramienta es la “adecuada para avanzar en la mejora de todas las cuestiones del transporte”, por lo que ha trasladado su compromiso de seguir trabajando con el sector, apelando a las aportaciones que el CNTC pueda realizar.
Por su parte, el pasado 13 de noviembre, el Comité del Transporte por Carretera dio a conocer los motivos de su marcha, entendiendo como “frustrado el objetivo y fines” de la mesa de negociación. Según el organismo, se han encontrado con “un foro de debate técnico, denso y tedioso, que esconde la nula voluntad de adoptar las medidas necesarias para cortar de raíz los problemas para cuya solución se convocó, tras años de reivindicaciones por parte del transporte de mercancías por carretera”.
A partir de este momento, el Departamento de Mercancías del Comité Nacional del Transporte por Carretera, ha dado a conocer que “buscará otras vías para lograr sus legítimos objetivos en este campo y que necesariamente deberán incluir negociaciones al máximo nivel político y de representación”.