Más allá de la temperatura: la cara B de los retos logísticos de la vacuna

Los desafíos ligados a la distribución de la futura vacuna contra la COVID-19 van mucho más allá de la cuestión del frío. Hasta 5 nuevos retos aparecen ante un sector que, según lo dicho por numerosos expertos, se enfrenta a “la madre de todas las operaciones logísticas”.
Si bien es cierto que la disponibilidad de instalaciones de almacenamiento a temperatura controlada es una de las principales cuestiones a tratar por los actores de la cadena de suministro, ampliamente recogida en medios generalistas y especializados, lo cierto es que existen muchos más condicionantes a la hora de plantearse la logística de los viales.
En este contexto, la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) ha decidido tomar cartas en el asunto publicando una Guía para la logística y distribución de la vacuna. En ella, la institución ofrece recomendaciones a gobiernos y agentes de la supply chain para enfrentarse a “la operación logística global más grande y compleja jamás emprendida”.
Así, el organismo hace hincapié en otros 5 desafíos clave para la logística de la vacuna que, sin lugar a duda, condicionarán la llegada de la antivírica.
Controlamos el frío, ¿ahora qué?
Una de las primeras cuestiones apunta a la burocracia. Definir las funciones y responsabilidades de las partes involucradas en la distribución de la vacuna terminará siendo decisivo, en particular en lo que respecta a las autoridades gubernamentales y las ONG, capaces de fomentar una distribución segura, rápida y equitativa.
Haciendo zoom sobre la perspectiva logística que nos atañe, al reto de la coordinación entre instituciones se suman otros 4 desafíos:
Capacidad y conectividad: la red de rutas global se ha reducido drásticamente. Los gobiernos deben restablecer la conectividad aérea, marítima, por carretera y ferrocarril para garantizar que se disponga de la capacidad adecuada para la distribución de vacunas.
Instalaciones e infraestructura: en relación con los requisitos de temperatura de cada una de las vacunas candidatas, IATA apunta que algunos tipos de refrigerantes se clasifican como mercancías peligrosas y los volúmenes están regulados, lo que agrega una capa adicional de complejidad. Las consideraciones incluyen la disponibilidad de instalaciones y equipos con temperatura controlada y personal capacitado para manejar vacunas sensibles al tiempo y la temperatura.
Gestión de fronteras: las aprobaciones reglamentarias oportunas y el almacenamiento y despacho por parte de las autoridades aduaneras y sanitarias serán fundamentales. Las prioridades para los procesos fronterizos incluyen la introducción de procedimientos de vía rápida y una posible desgravación arancelaria para facilitar el movimiento de la vacuna.
Seguridad: las vacunas son productos muy valiosos. Se deben realizar los arreglos necesarios para garantizar que los envíos permanezcan seguros contra la manipulación y el robo. Los procesos ya están en marcha, pero el enorme volumen de envíos de vacunas requerirá una planificación temprana para garantizar que sean escalables.
{advpoll id=’144′ view_result=’0′ width=’0′ position=’center’}