España, con plan y capacidad logística para distribuir incluso la vacuna Pfizer

El plan de vacunación frente a la COVID-19 ya tiene forma. Sin embargo, las buenas noticias no acaban ahí. Según Airpharm, el país también cuenta con capacidad para llevar a cabo una logística incluso como la que puede requerir la vacuna Pfizer que, a día de hoy, se caracteriza por ser la más compleja en lo que a términos de distribución se refiere.
El especialista en transporte y logística del sector farmacéutico ha asegurado a Cuadernos de Logística que España cuenta con las infraestructuras necesarias para hacer frente tanto al volumen de los envíos como a la baja temperatura requerida. Sin embargo, aclara, “han de establecerse protocolos robustos para no romper la cadena de frio y tener bien presente el producto a distribuir ya que reúne unas características muy especiales”.
Desgranando el camino de la vacuna
El trayecto de los viales, descrito por el proveedor logístico, se iniciará en el punto de fabricación, donde los viales se conservarán en condiciones adecuadas de embalajes pasivos, con hielo seco. Éste entregará las vacunas a un transporte validado en GDP (Good Distribution Practices) para que pueda ser entregado a los centros u operadores logísticos que recibirán en masa las vacunas.
Estos centros logísticos tienen que estar habilitados, autorizados y cualificados para almacenar y preparar estas vacunas para distribuirlas, al igual que los operadores de última milla.
Por último, apuntan, consideran que los hospitales son, a día de hoy, “los más preparados” con algunos medios y protocolos ya establecidos. No solo tendrán que almacenar unas determinadas cantidades de vacunas, sino que “deberán establecer protocolos de manipulación de las vacunas y atemperamiento de las mismas, antes de suministrarlas”.
{advpoll id=’144′ view_result=’0′ width=’0′ position=’center’}
Almacenes a -75 grados, el mejor medio de transporte y la seguridad
Si bien es cierto que solo una de las vacunas candidatas requiere unas temperaturas por debajo de los 75 grados bajo cero, lo cierto es que Airpharm apunta a que será necesario contar con ultracongeladores tanto en operadores logísticos como en determinados hospitales.
En España, de hecho, proveedores como el mencionado ya cuentan con instalaciones y procesos preparados y cualificados a diferentes temperaturas, desde 25 hasta -80 grados centígrados.
En lo que respecta al transporte, Airpharm apunta a que la carga aérea y el transporte terrestre con su monitorización de la carga serán los más preparados para afrontar el reto, gracias a la capacidad de monitorización de mercancías que poseen. Esto jugará también un papel crucial en la seguridad de los viales, para lo cual será necesario un entorno GDP, que garantice la integridad y el seguimiento del producto, al tiempo que favorece el control de la temperatura y previene la contaminación de las vacunas.