Menos de 6 meses para arreglar la supply chain: España adapta su logística en tiempo récord

La crisis sanitaria ha llevado a 8 de cada 10 empresas a experimentar problemas con sus cadenas de suministro, sufriendo dificultades en todos los aspectos de su operativa. En base a ello, las compañías se han visto obligadas a priorizar la resiliencia logística, haciendo que España se posicione a la cabeza en lo que a velocidad de adaptación se refiere. Así, más de 9 de cada 10 empresas han sido capaces de adaptar sus supply chain en seis meses o menos, colocándose por encima de la media global (87 por 100).
Según desprende el informe “Mirar hacia el futuro: reconcebir la resiliencia de la cadena de suministro para un mundo pos-COVID-19” de Capgemini, en tres meses o menos hasta un 28 por ciento de las empresas españolas fueron capaces de hacer frente al reto, en contraste con el 32 por ciento de media en el resto del mundo.
Durante este año, las empresas han tenido dificultades para responder con rapidez al incremento de las disrupciones y devolver la estabilidad y fiabilidad a sus operaciones. Las firmas encuestadas en los sectores de distribución, productos de consumo, fabricación discreta y ciencias de la vida mencionaron múltiples retos en sus cadenas de suministro.
La mayoría se ha enfrentado a desafíos en todos los aspectos de su operativa, como la escasez de materiales/componentes clave (74 por 100), retrasos en los envíos y plazos de entrega más largos (74 por 100), dificultades a la hora de ajustar la capacidad de producción en respuesta a la fluctuación de la demanda (69 por 100) y problemas para planificar en un contexto de volatilidad de la demanda de los consumidores (68 por 100).
{advpoll id=’309′ view_result=’0′ width=’0′ position=’center’}
El número de empresas capaces de resistir otra crisis es reducido
El estudio de Capgemini revela que, para lidiar con una crisis similar en el futuro, las empresas deben centrarse en siete capacidades clave para ser resilientes ante estas situaciones. Tan solo una minoría (menos del 4 por 100) muestra un sólido desempeño en todos estos ámbitos, que abarcan tanto las acciones previstas como el grado actual de preparación de las empresas.
El informe de Capgemini explica que una cadena de suministro resiliente cuenta con las siguientes características:
Planificación frente a imprevistos: capacidad para anticiparse a las crisis y ejecutar simulacros para mejorar la respuesta ante estas.
Localización: priorizar la localización y la regionalización de la base de proveedores y de las actividades de producción.
Diversificación: priorizar la diversificación de la base de proveedores, de los centros de producción y de las opciones de transporte.
Sostenibilidad: priorizar la sostenibilidad en la cadena de suministro para capear las perturbaciones en los planos medioambiental y normativo y satisfacer las cambiantes expectativas de los clientes.
Agilidad: priorizar la flexibilidad en los procesos de producción y de toma de decisiones y mostrar agilidad a la hora de efectuar la transición hacia nuevos modelos de negocio.
Transparencia en cuanto a costes en toda la cadena de suministro: contabilización de los costes con una panorámica clara de los riesgos asociados a las estrategias de bajo coste.
Visibilidad: hacer hincapié en el intercambio de datos con los socios y disponer de una visibilidad absoluta sobre la red de suministro.