Ikea se alía con los fundadores de Amazon Robotics para implantar drones en sus almacenes

La multinacional sueca está estudiando el uso de drones en sus instalaciones para transformar su cadena de suministro. Para ello, Ikea ha recurrido a los fundadores de Amazon Robotics con el fin de valorar las ventajas que estos dispositivos podrían aportar a la gestión de su operativa a nivel mundial.
La firma busca responder así al problema planteado por el desarrollador de logística de la empresa sueca, Olof Orstadius, que asegura que el tiempo que más se consume en estos espacios es “asegurando que los palés están en el lugar correcto y contienen los productos adecuados”.
Orstadius ha sido la persona designada por la compañía para explorar y encontrar el nivel adecuado de automatización para incorporar a la logística en toda la cadena de suministro de Ikea, que actualmente cuenta con más de 440 tiendas y 80 almacenes en todo el mundo.
“Siempre queremos asegurar la disponibilidad del producto para nuestros clientes y también crear un lugar de trabajo más ergonómico para nuestros compañeros de trabajo. Con la automatización, nuestros empleados pueden concentrarse en tareas de valor añadido”, apunta.
En ese camino hacia la automatización, Ikea ha comenzado a realizar pruebas piloto con Verity. El sistema consiste en un conjunto de drones autónomos que despegan de una estación de carga y van de un palé a otro recolectando imágenes, videos y datos de escaneo de profundidad en 3D.
Tal y como explica Raffaello D’Andrea, fundador de Verity y uno de los fundadores de Amazon Robotics, después de volar alrededor de racks y tarimas, los drones regresan a la estación de carga para descargar todos los datos que recopilaron.
“Luego, los algoritmos extraen la información útil como, por ejemplo, que se suponía que una ubicación tenía un palé, pero faltaba otro”, apunta Raffaello.
¿Cuáles son los principales beneficios de la automatización de los controles de inventario del almacén?
“En lugar de comprobar manualmente los palés con papel y bolígrafo, la solución es hacer que la recopilación de datos sea digital a través de una cámara y otros sensores. Todo el proceso se realiza de forma autónoma durante la noche o entre turnos, por los drones. Esto aumentará la precisión del inventario y nos ayudará a mostrar a nuestros clientes lo que hay en stock en una determinada tienda IKEA hoy”, concluye Olof.
{advpoll id=’291′ view_result=’0′ width=’0′ position=’center’}