Ikea, la última compañía en sufrir escasez y retrasos ante el colapso de los puertos británicos

La firma sueca se ha convertido en la última víctima de la congestión de los puertos de Reino Unido. Dado que los retrasos y el desabastecimiento no solo se han dejado sentir en su operativa logística inglesa, si no en el consumidor final, Ikea se ha visto abocada a salir a dar explicaciones apuntando directamente a los enclaves británicos.
La cadena ha afirmado enfrentarse a “desafíos operativos” derivados del “bloqueo” experimentado en los puertos, que han frenado el flujo de muebles en un momento donde la población británica, siguiendo la tendencia mundial, “tiene un mayor interés en dotar su casa de comodidades ante el auge de los confinamientos y el teletrabajo.”
Los problemas logísticos de Ikea coincidieron con las declaraciones emitida por Richard Ballantyne, director gerente de la Asociación Británica de Puertos, que aseguro estar viviendo “una tormenta perfecta”, marcada por “una ola global de movimientos de contenedores, el período tradicionalmente ocupado antes de Navidad y personas que transportan más mercancías antes del final de la transición del Brexit en el Reino Unido. Esto está ejerciendo presión sobre los sectores de logística y almacenamiento en el Reino Unido y en el extranjero”.
{advpoll id=’196′ view_result=’0′ width=’0′ position=’center’}
La situación del tráfico portuario en Gran Bretaña
Ikea dijo a The Guardian que había enfrentado una demanda “sin precedentes” de sus productos, que incluyen líneas exitosas como Pax Wardrobe y Billy Bookcase. Sin embargo, las fuertes ventas se produjeron en un momento en que “la cadena de suministro de Ikea, incluidos los puertos y terminales de carga donde se reciben nuestros productos, se ha visto afectada por el COVID-19. Como resultado, la disponibilidad de nuestros productos se ha visto afectada”, aseguró.
Ikea se negó a decir en qué puertos confiaba, pero actualmente los más congestionados son los puertos de contenedores de Felixstowe, Southampton y London Gateway, según la consultora de riesgo de cadena de suministro Resilience360.
Mientras, el puerto de Dublín, la puerta de entrada a la economía irlandesa, también se está preparando para los retrasos posteriores al Brexit que podrían provocar retrasos en los puertos del Reino Unido. El director de operaciones portuarias de Stena, que opera el puerto de Holyhead en Gales, ha expresado su preocupación de que la congestión en Dublín interrumpa los horarios de los transbordadores en los puertos galeses, donde los camiones a Irlanda están sujetos a autorización previa para cumplir con las regulaciones.