El caos portuario británico deriva en una investigación urgente tras escalar en la agenda política

Las constantes interrupciones en los Puertos de Reino Unido han desatado el malestar de minoristas y proveedores de alimentos. La nueva dinámica adquirida por los enclaves, ante un Brexit incierto, ha repercutido directamente sobre las empresas, provocando un aumento de los costes de envío y generando dudas sobre la estabilidad de las cadenas de suministro británicas de cara a 2021. Esto es lo que precisamente ha llevado a varios grupos de presión a exigir una “investigación urgente” para conocer qué está sucediendo y cómo se puede paliar la situación.
El Consorcio Minorista Británico y la Federación de Alimentos y Bebidas, dos de las industrias de empleo más grandes del país, han apelado a los comités legisladores centrados en el transporte y el comercio para solicitar una investigación parlamentaria conjunta que aborde los bloqueos constantes experimentados en los enclaves británicos.
La futura salida del país de la Unión Europea ha incrementado la tensión en la cadena de suministro, ya bajo presión ante el almacenamiento generado en primer lugar por la pandemia, seguido de la temporada festiva y del ‘estocaje de emergencia’ que algunos comercios han implantado ante la llegada del Brexit. Sin embargo, apuntan, aunque los retrasos podrían afectar de forma directa a las ventas navideñas, sus consecuencias no se quedarían ahí.
{advpoll id=’196′ view_result=’0′ width=’0′ position=’center’}
A través de un comunicado, ambos grupos aseguraron que, una vez finalizado el periodo de transición del Brexti, “la presión sobre los puertos de Reino Unido será aún mayor”, por lo que reclaman información para dotar a las empresas de la oportunidad de “establecer cómo la interrupción está afectando a sus operaciones y ayudar así a respaldar la planificación y solución de inconvenientes ante este problema crucial”.
Pagando el precio por el caos
Casi la mitad de los fabricantes, concretamente un 45 por ciento de las empresas manufactureras británicas, se están viendo obligadas a reducir la producción ante retrasos que hasta hace un mes no se estaban produciendo, afirma la encuesta realizada por IHS Markit y el Chartered Institute of Procurement & Supply.
El informe apunta directamente a los puertos, cuya gestión está generando una “presión severa” sobre las cadenas de suministro, “mayoritariamente ligados a los fallos en el transporte de mercancías marítimo”.