La recta final del Brexit: ¿estarán listas las fronteras?

A 10 días para finalizar el periodo de transición posterior al Brexit, la incertidumbre sigue marcando el rumbo del futuro funcionamiento de las fronteras de Reino Unido en lo que respecta al comercio con la Unión Europea.
Si bien el gobierno de Boris Johnson afirma haber logrado “grandes avances” en sus preparativos, lo cierto es que las empresas miran con preocupación las fronteras ante el posible colapso de flujo de mercancías, como ya se estaría viendo reflejado a través de las extensas colas de camiones en el Canal de la Mancha o las interrupciones experimentadas ante el caos portuario.
Frente a esta situación, Road Haulage Association (RHA), la única asociación británica dedicada exclusivamente a defender los intereses de la industria del transporte por carretera, espera algo “entre impactante y catastrófico”. Y es que la Oficina Nacional de Auditoría (NAO), organismo dependiente del Parlamento, ya ha anunciado que a pesar de los avances “todavía es probable que se produzca una interrupción generalizada a partir del 1 de enero de 2021”.
Haya o no trato
La única certeza que se mantiene en firme hasta el momento es que, independientemente de alcanzar o no un acuerdo comercial, las fronteras tendrán que asumir cambios en su funcionamiento.
Aunque se consiga eliminar la necesidad de pagar aranceles sobre los bienes que cruzan las fronteras, escollo que según medios como El País ya hubieran superado durante las negociaciones Reino Unido y la Unión Europea, las mercancías tendrían que hacer frente a nuevos trámites y controles.
De esta forma, a partir del 1 de enero, todo producto que ingrese a través de Inglaterra, Escocia o Gales deberá llevar una declaración personalizada, someterse a controles de origen, poseer certificados que acrediten la seguridad del producto y ser objeto de inspecciones de alimentos, como apunta la BBC.
Según este medio, se prestará especial atención a lo que se conoce como la ruta del estrecho corto entre Dover y Calais, y el cercano Túnel del Canal de la Mancha, que en conjunto manejan alrededor de cuatro millones de camiones al año.
{advpoll id=’196′ view_result=’0′ width=’0′ position=’center’}
El riesgo de la desaparición
El ochenta y cinco por ciento del volumen del comercio entre la UE y Gran Bretaña es movido por los transportistas de la UE, a quienes a menudo se les paga no por horas, sino por kilómetros, señala RHA.
Esta dinámica supone un reto añadido ante el Brexit, dado que “si creen que habrá demasiados retrasos”, como ya se están dejando ver en los últimos días, “muchos en la industria se preguntan si simplemente, esos conductores no vendrán”.
Frente a la incertidumbre, el Gobierno sigue apelando a los dueños de negocios a “hacer sus preparativos antes de que entren en vigor las nuevas reglas”, anunciando un nuevo Centro de Operaciones Fronterizas como parte de su plan para que Reino Unido tenga “la frontera más efectiva del mundo para 2025”.