Jaguar, Nissan y ahora, Honda: parálisis en la industria automotriz ante la falta de suministros

La escasez de personal por la pandemia, la congestión en los puertos británicos y el incremento de las tensiones en la cadena de suministro a raíz del Brexit están obligando a algunas de las compañías más icónicas del mercado automovilístico a restringir su producción en Reino Unido.
Ahora, a Jaguar Land Rover, Nissan y Vauxhall, se ha unido el fabricante japonés de automóviles Honda, que desde el lunes hasta el jueves suspendió su cadena de fabricación ante los problemas para recibir los suministros necesarios para su cadena de montaje, la tercera paralización en dos meses de este tipo.
En este caso concreto, la primera detención se produjo a principios de diciembre en la fábrica de Honda de Swindon, donde la marca trabaja con un sistema de producción ‘just in time’, por el cual los componentes se reciben en el mismo momento de ser utilizados.
Si bien este modelo permite ahorrar costes de almacenaje y aumenta la eficiencia, lo cierto es que es especialmente sensible a los retrasos en la distribución.
Según Christian Stadler, profesor de Liderazgo Estratégico en la Escuela de Negocios de Warwick, “diversas plantas de automoción han experimentado problemas similares. Volkswaven, Nissan y General Motors han tenido que reducir la producción”.
Para Stadler, esas fricciones demuestran “la vulnerabilidad las cadenas de suministro ante conmociones externas”.
“Es algo que hemos visto en diversas ocasiones durante la pandemia. Al principio, cuando China comenzó a cerrar, muchas fábricas sufrieron una falta de componentes. El motivo por el que eso no fue un problema entonces es porque esas fábricas se vieron obligadas a cerrar igualmente ante la expansión de la pandemia”, concluye.
Según medios como The Sunday Times, Vauxhall ha perdido la producción correspondiente a media jornada, la última semana en su planta de Merseyside (Inglaterra) debido a la falta de componentes; mientras, Nissan ha suspendido ciertos turnos extraordinarios programados este fin de semana en su fábrica de Sunderland. Por su parte, la falta de personal ante la pandemia ha llevado a Jaguar a pausar la producción de algunos modelos en Birmingham.