Menos de una década para electrificar toda su flota europea: el nuevo desafío de Coca-Cola

El gigante de los refrescos se ha unido al EV100 de Climate Group, un grupo de acción global que aglomera a todas aquellas empresas dispuestas a comprometerse en la transición de sus flotas a vehículos eléctricos para 2030. Coca-Cola European Partners, encargada de la producción, distribución y comercialización de la famosa marca de bebidas, ha sido la última en sumarse al reto.
Comienza así el proceso, con menos de una década de margen, para electrificar las aproximadamente 8.000 furgonetas de su flota de vehículos ligeros, así como su más de 800 camiones.
Como punto de partida, el grupo ya ha completa con éxito la transición a una flota eléctrica en Noruega, Suecia y Alemania, con más de la mitad de sus flotas impulsadas por electricidad. En total, un 5 por ciento de los socios europeos de Coca-Cola operan con vehículos eléctricos o híbridos enchufables.
Este compromiso ayudará al grupo a lograr su objetivo de Estrategia Climática, incluida su ambición de alcanzar emisiones netas cero para 2040.
Coca-Cola también apunta a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 30 por 100. Dado que las emisiones de la flota de vehículos de la compañía suman aproximadamente el 17 por 100 de las emisiones de GEI, la transición a los vehículos eléctricos será extremadamente beneficiosa para reducir las emisiones.
Joe Franses, vicepresidente de sostenibilidad, dijo que el grupo está “orgulloso de usar su voz para apoyar al EV100 a acelerar la transición a vehículos eléctricos y hacer que el transporte eléctrico sea la nueva normalidad para 2030”.