Amazon, sancionado por quedarse con más de 50 millones en propinas a sus repartidores

El gigante del ecommerce tendrá que devolver los casi 62 millones de dólares, el equivalente a 51.251.135 de euros, que, ingresados bajo el concepto de propinas a los repartidores de Amazon en Estados Unidos, nunca llegaron a su destino. De esta forma lo ha dictaminado la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos (FTC), la autoridad reguladora del país en materia de competencia.
El organismo ha acusado a Amazon de quedarse con los beneficios que, desde un primer momento, debían ser retribuidos a los repartidores. Utilizando el programa Flex de Amazon, en el que los repartidores trabajan en régimen de contratista, similar al autónomo en España, la compañía aseguraba a sus clientes que el 100 por 100 de las propinas quedarían en manos de los repartidores, con un salario variable de entre 18 y 25 dólares la hora.
No obstante, los repartidores, que realizaban estas tareas con sus vehículos privados, no percibían el total prometido ya que, como apunta la Comisión Federal, “en lugar de transferir las propinas, Amazon usó el dinero por su cuenta”.
Según la investigación, a finales de 2016 Amazon decidió reducir el salario por hora de los repartidores de este servicio, haciendo uso de las propinas para cubrir la diferencia entre la tarifa antigua y la nueva.
No se trató solo de “un fallo intencionado”, asegura la FTC, ya que además de no notificar de los cambios en las tarifas, puso barreras a la información de las mismas.
El precio a pagar
A fin de zanjar el caso, Amazon ha alcanzado un acuerdo con la FTC para pagar una multa por la misma cantidad de dinero que le fue retenida a los repartidores. Esta cifra será utilizada por el regulador para abonar a los trabajadores el dinero en propinas que, inicialmente, debían haber percibido.
Cabe destacar que Amazon empleó el dinero de las propinas para cubrir los pagos a los autónomos hasta, al menos, agosto de 2019. En esta fecha, la compañía recibió la primera notificación de la investigación por parte de la FTC, momento a partir del cual volvió a pagar entre los 18 y 25 dólares, además de las propinas.