Jungheinrich y Delagro apuestan por el medio ambiente con un almacén totalmente eléctrico

Hace más de una década, Jungheinrich comenzó la relación como proveedor de soluciones para la intralogística de Delagro, una de las cooperativas más importantes del sector agroalimentario español. Ahora, dando un paso hacia la eficiencia energética, y en línea con la protección del medio ambiente, la cooperativa ha decidido renovar su logística en base a la electrificación del equipo.
Delagro fue el cliente que realizo el primer pedido del Sistema de Gestión de Almacenes de Jungheinrich (WMS). Por su parte, Pablo García, director de operaciones de Delagro, valora de forma muy positiva la alianza: “hemos ganado en eficiencia y eficacia gracias a Jungheinrich”.
Últimas innovaciones dentro de la colaboración
Crear valor de forma sostenible es uno de los objetivos de Jungheinrich. Delagro comparte esta filosofía apostando por la innovación. De esta manera la cooperativa agraria ha decidido cambiar sus carretillas térmicas por carretillas elevadoras eléctricas de Jungheinrich, asumiendo un ahorro en combustible.
A pesar del mayor consumo de energía durante la producción, las carretillas eléctricas con batería de plomo ácido causan un 42 por 100 menos de CO2 que las carretillas de combustión diésel con una capacidad de carga equivalente.