El Puerto de Bilbao cierra un 2020 “pésimo”: la pandemia y el “daño terrible” de la estiba en cifras

El enclave vasco ha vuelto a 2013. Así lo reflejan los últimos datos del tráfico gestionado por el Puerto de Bilbao, que en 2020 ha sufrido una caída cercana al 17 por ciento, situando en 29,5 millones de toneladas las mercancías tramitadas en el último ejercicio.
Se trata de “un año pésimo” donde, tal y como ha explicado el presidente de la Autoridad Portuaria de Bilbao, Ricardo Barkala, se han visto reflejados los efectos de la crisis provocada por el COVID-19 y el “daño terrible” que ha provocado el conflicto en el sector de la estiba.
A través de una rueda de prensa en sus instalaciones de Santurtzi, el puerto vizcaíno ha presentado el balance del ejercicio 2020, en el que pasaron por él 5,9 millones de toneladas menos que un año antes, revelando además que el tráfico de pasajeros cayó un 71,6 por ciento, al anotar sólo 45.583 viajeros de ferry.
Si bien sus responsables no esperan una recuperación rápida en el tiempo, sí que confían en que 2021 sea un “buen año” con mejores datos que el anterior, aunque, con los pies en el suelo, aseguran que no serán “excelentes”.
Asimismo, Barkala ha aludido al efecto que ha tenido en el descenso del transporte de carga seca la huelga del sector de la estiba y los avisos que la precedieron, afirmando que, si bien este tipo de tráficos se redujeron en un 22 por ciento, de este porcentaje un 13 por ciento se atribuye al conflicto laboral, que provocó “una fuga” a otros enclaves.
Para concluir, el alto cargo ha esperado que “todos hayamos aprendido, visto las orejas al lobo y seamos conscientes del impacto negativo que ha tenido en nuestro puerto y favorecido a la competencia”.