Transporte marítimo: la vía de entrada del mayor número de falsificaciones en Europa

El uso ilícito del transporte de contenedores para el comercio de artículos falsificados sigue a la orden del día. Así lo refleja el último estudio de la EUIPO y la OCDE, que apunta al transporte marítimo como el principal medio de envío de productos falsificados por valor y a China como el origen de la mayoría de las falsificaciones incautadas en contenedores.
Aprovechando que el transporte marítimo representa más del 80 por ciento de todo el comercio internacional de mercancías, los falsificadores hacen uso esta modalidad de transporte para introducir en Europa sus productos. Si bien el empleo de contenedores supone una proporción relativamente baja respecto al número total de incautaciones, representa más del 50 por ciento del valor total de las falsificaciones confiscadas.
China es el principal punto de partida de las falsificaciones transportadas por vía marítima en contenedores, ya que el 79 por ciento del valor total de los productos falsificados decomisados en contenedores a nivel mundial procede de allí.
Además, en la actualidad, menos del 2 por ciento de los contenedores se somete a una inspección física, lo cual ofrece grandes oportunidades a las redes delictivas, que utilizan esta indispensable vía de suministro de forma ilícita.
Entre las cuestiones identificadas en el informe, se cita la necesidad de otorgar a las falsificaciones una alta prioridad por parte de los funcionarios de aduanas, a quienes debe dotarse de unas técnicas y herramientas de registro e inspección más adecuadas para detectarlas. El crecimiento considerable del comercio internacional en el curso de los años ha traído consigo, como efecto colateral inevitable, un aumento del comercio de falsificaciones.