Madrid redefine los procedimientos aduaneros para agilizar la logística de las vacunas

Tras dos meses de trabajo, la Aduana de Madrid ha definido un procedimiento para lograr la máxima eficiencia en los procesos logísticos de las vacunas en el ámbito del transporte aéreo. Agilidad, disponibilidad y facilitación han sido los tres aspectos clave en los que ahonda esta modificación de cara a la operativa de la carga aérea.
Con respecto a la agilidad, se ha definido conjuntamente con Aduanas la necesidad de incentivar el procedimiento de “predespacho”, que permite adelantar toda la documentación aduanera y prever los procedimientos para agilizar el despacho de las vacunas.
En materia de facilitación, por un lado, se ha definido personal de guardia en la Aduana de Barajas para, de forma exclusiva, atender la llegada de vacunas. Por otro, se ha planteado a la AEMPS (Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios), la necesidad de incrementar el personal de farmacia existente en el aeropuerto para las inspecciones.
Por último, en cuanto a la facilitación, se ha trabajado intensamente en todo el marco regulatorio desarrollado en el campo de las vacunas COVID-19, relativo a la exención de IVA, autorizaciones a la exportación o clasificación arancelaria, entre otros campos.
Todas estas cuestiones han dado como resultado el establecimiento de un nuevo procedimiento específico planteado por la Aduana para el despacho de las vacunas, que incluye un modelo de solicitud concreto, que el Grupo de Trabajo a través de Foro MADCargo va a difundir en el sector logístico para favorecer su uso y agilizar la operativa en el transporte de las vacunas.
Los cuellos de botella en Barajas
Otro de los puntos en los que se han centrado los esfuerzos del Grupo de Trabajo ha sido la optimización de los tránsitos de mercancías por las terminales handling del Aeropuerto de Barajas, donde se pretenden evitar los cuellos de botella.
De esta forma, se está trabajando en la coordinación con los operadores para optimizar la dotación de medios materiales y humanos; para que las terminales handling sean informadas con antelación de embarques recurrentes que permitan adaptar sus estructuras a la llegada y salida de las partidas de vacunas y lograr la máxima agilidad; para incrementar la información sobre el volumen de ocupación de las instalaciones de frío de las terminales y el uso de las mismas por las vacunas; y para optimizar la utilización de las instalaciones de segunda línea aeroportuarias como puntos de consolidación y desconsolidación y, con ello, descongestionar las instalaciones de primera línea.