La escasez de conductores: una “bomba de tiempo demográfica” mundial a punto de detonar

La recuperación de la normalidad, en lo que a actividad comercial se refiere, se ha convertido en uno de los ‘dolores de cabeza’ del transporte de mercancías por carretera. Durante el último año, la pandemia ha resultado ser la solución para la crisis de escasez de conductores que el transporte venía arrastrando en los últimos años, pero ahora, 2021 vuelve a poner sobre la mesa esta problemática, a punto de alcanzar niveles “alarmantes”, según la IRU.
En su encuesta anual, la Organización Internacional del Transporte por Carretera, a través del testimonio de más de 800 empresas de 20 países, ha pronosticado que la escasez de conductores volverá a ser tendencia en 2021, a medida que las economías se recuperen y la demanda de servicios de transporte aumente.
Concretamente, se estima que las empresas europeas tendrán un déficit cercano al 17 por ciento este año, siendo superado por México, Turquía y Rusia, con un 18, 20 y 24 por ciento respectivamente.
El nuevo pico en la escasez de conductores, apunta Umberto de Pretto, secretario general de la IRU, amenaza no solo el funcionamiento del transporte por carretera y las cadenas de suministro, también “al comercio, la economía y, en última instancia, el empleo y bienestar de los ciudadanos”. Por ello, “este no es un tema que pueda esperar, se deben tomar medidas ahora”.
La bomba de tiempo demográfica
Al abordar esta situación, la IRU concluyó que la falta de conductores capacitados era la causa principal en todas las regiones. También se mencionaron como problemas las condiciones de trabajo desafiantes, agravadas aún más por la pandemia, y las dificultades para atraer a mujeres y jóvenes a la profesión.

La encuesta apunta a resultados mixtos en la búsqueda de la industria para atraer a más mujeres en todas las partes del sector. Solo el 2 por ciento de los conductores de camiones en todo el mundo son mujeres y todos los países encuestados vieron caer el porcentaje de conductores de camiones de mujeres.
El porcentaje de conductores de camiones menores de 25 años cayó casi en todas partes en 2020, desde niveles ya bajos hasta el 5 por ciento en Europa y Rusia, el 6 por ciento en México y el 7 por ciento en Turquía. Con la edad promedio de los conductores de camiones profesionales a nivel mundial ahora cercana a los 50, y cada año envejeciendo constantemente, “esta bomba de tiempo demográfica solo empeorará si no se toman medidas para reducir la edad mínima del conductor”.
Acciones a desarrollar
Dado que el desempleo juvenil supera el 30 por ciento en algunos países, atraer a los jóvenes al sector debería ser sencillo, aclara De Pretto. Sin embargo, la edad mínima para los conductores profesionales es de 21 años o más en muchos lugares, “lo que crea una gran brecha entre dejar la escuela y tomar el volante”.
“Los gobiernos deben establecer la edad mínima para los conductores capacitados en 18 años, con capacitación a partir de los 17, con el fin de desbloquear todo el potencial de la profesión como motor de trabajo global”.
Asimismo, una mayor inversión en áreas de estacionamiento de camiones seguras y protegidas para solucionar el enorme déficit global actual haría que las condiciones de los conductores de larga distancia fueran más seguras y pondría a más personas al volante.
{advpoll id=’467′ view_result=’0′ width=’0′ position=’center’}