La estrategia logística de Castilla y León tendrá que esperar a 2022

Hasta 18 meses tendrá que esperar la comunidad castellanoleonesa para contar con la Estrategia Logística (2020-2028) para la región. No será hasta otoño de 2022 cuando, previsiblemente, se presente la planificación definitiva del sector en la Comunidad para organizar las medidas, el presupuesto y el calendario pormenorizado para poner en marcha las iniciativas.
Adjudicado a la firma Deloitte Consulting, la Consejería de Fomento y Medio Ambiente ha descartado finalmente la oferta de Teirlog Ingeniería, que fue la seleccionada inicialmente por la Mesa de Contratación, tras no lograr acreditar su solvencia técnica.
Finalmente, con un presupuesto de 169.400 euros, la administración se ha decantado por el licitador que presentaba la mejor relación calidad-precio.
Adaptación a la Unión Europea
A través de la nueva estrategia, la Junta busca preparar el terreno para los cambios que van a producirse en la normativa de la Unión Europea en los próximos 6 años, haciendo especial hincapié en los reglamentos que regulan las orientaciones de la comunidad para el desarrollo de la Red Transeuropea de Transportes, el Mecanismo ‘Conectar Europa’ y los corredores ferroviarios de mercancías.
Previsiblemente, estas orientaciones afectarán de manera particular a Castilla y León en lo que respecta a la definitiva ampliación del Corredor Atlántico, uno de los ejes prioritarios incluidos en la Red Básica TEN-T que atraviesa el territorio desde Miranda de Ebro en Burgos hasta Fuentes de Oñoro, en la frontera con Portugal.
Los pilares
La Estrategia Logística hasta 2028 deberá incluir la organización del sector, el impulso y mejora de infraestructuras y las políticas dirigidas a la mejora y eficiencia del sector del transporte y la logística y establecer programas, proyectos y acciones concretas presupuestadas, priorizadas y con un calendario y asignación de áreas responsables a lo largo del modelo planteado.
Entre sus objetivos se encuentra el establecimiento de una planificación en materia de infraestructuras y servicios para impulsar el transporte intermodal y eficiente; la fijación de programas, proyectos y acciones concretas para implantar la estrategia; y la colaboración con el modelo de gobernanza seleccionado.
Dos años sin estrategia
El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana inició en verano de 2020 la contratación, puesto que la Junta publicó el 6 de julio la licitación de la misma, por un importe de 220.000 euros. Un mes y medio después, el 27 de agosto, el Consejo de Gobierno aprobaba dicha partida para el contrato que se pondría en marcha ocho meses después.
Una vez adjudicado el proyecto, solo queda pendiente la formación del contrato, que dejará a la Comunidad pendiente de su estrategia logística hasta 2022.