Inmologística: estos son 5 los factores fundamentales para adaptar los activos a la demanda

Los cambios en los hábitos de consumo siguen modelando y reinventando la logística, un sector que vive una auténtica revolución con el auge del comercio electrónico y el compromiso con la sostenibilidad. En línea con esta tendencia, un total de 5 desafíos componen el camino de la inmologística del futuro.
Ubicación
Si bien definir un mercado por coronas puede ser un anacronismo, según la promotora Montepino, la ubicación de los activos en función de su actividad es una clave de éxito. De esta forma, las plataformas situadas en la tercera corona, en el centro peninsular, permiten desarrollar su actividad cerca de la capital y dentro del mayor núcleo de comunicaciones de España, pero lo suficientemente lejos como para evitar los atascos de la gran ciudad.
Ratio de ocupación
Uno de los factores fundamentales en el éxito de los activos logísticos es la ratio de ocupación. En la actualidad, resulta decisivo no maximizar el edificio dentro de la parcela y trabajar con ratios de ocupación inferiores al 50 por ciento. Gracias a ello, se permite “respirar” al activo y se da la posibilidad de adaptarlo a distintas circunstancias.
Flexibilidad
Hablando de los cambios en el entorno, la flexibilidad es otro de los factores destacados por Montepino para la adaptación del sector. Para ello, los promotores han de construir activos con grandes zonas para picking, para copacking, para preparación de pedidos, e incluso entreplantas hasta en el 100 por 100 de las superficies… “atrás quedaron las naves llenas de estanterías”, apuntan.
Adaptación
Para conseguir un buen funcionamiento en el mercado, las promotoras han de adaptar el inmueble al proceso productivo y no a la inversa; es necesario asumir una geometría variable, es decir, saber adaptarse a las demandas del inquilino.
Digitalización
La última característica ha sido la encargada de desarrollar en los últimos años una tipología de edificios que antes eran inviables: la digitalización. La implementación de estos sistemas permite gestionar las instalaciones Big Box de manera más eficiente, sostenible y rentable.