Los transitarios de Madrid prorrogan su convenio colectivo “ante la incertidumbre”

El convenio colectivo de los transitarios de Madrid se prorrogará durante el año 2021. Así lo ha hecho saber ATEIA-Madrid sosteniendo, a través de un comunicado, que esta decisión tiene su origen en la “incertidumbre que sufre el sector debido a la actual situación de pandemia y sus consecuencias económicas”.
Sindicatos y empresas han alcanzado este acuerdo por unanimidad. Después de tres sesiones debatiendo la situación del sector y la conveniencia de su renegociación para el presente año, los representantes de ATEIA, así como los sindicatos de FSC-CC.OO. y FeSMC-UGT, han decidido no realizar modificación alguna en el convenio colectivo, prorrogando la tabla salarial y las condiciones establecidas para el 2020.
Dificultades para el “ejercicio pacífico de los servicios aduaneros”
A la incertidumbre que ha impulsado esta decisión, apuntan los transitarios, también se suma la falta de seguridad en el comportamiento de la demanda de los servicios ante la crisis sanitaria.
Asimismo, otro factor a tener en cuenta ha sido “las consecuencias económicas derivadas del COVID-19 y la inseguridad que supondría para las empresas del sector transitario los efectos de una posible aprobación del proyecto de ley contra el fraude fiscal, que aún está pendiente de ser debatido en sede parlamentaria”, han añadido.
Las medidas recogidas en dicho proyecto, apuntan las tres organizaciones, “pondrían en riesgo el ejercicio de las labores aduaneras de los profesionales transitarios”.
En este sentido, ATEIA-Madrid concluye que las medidas “dificultarán el ejercicio pacífico de los servicios aduaneros que prestan los transitarios, en su calidad de representantes aduaneros, por el alto riesgo e incremento de costes económicos que se pretenden establecer, al hacerles responsables solidarios de la deuda aduanera y tributaria de las operaciones de comercio exterior de sus clientes, cuando estos exportan o importan sus mercancías con origen-destino terceros países, que producirán importantes desvíos de los despachos de aduanas de las mercancías a otros países de nuestro entorno europeo en perjuicio de los operadores nacionales y afectando al empleo en el sector”.