Valencia y Barcelona se preparan para evitar el colapso de los puertos tras el desbloqueo de Suez

El atasco del buque Ever Given en el Canal de Suez tendrá un coste elevado, al menos en el corto plazo. Más allá de los impactos puntuales en la llegada de mercancías, ahora la sombra del megabuque se extiende sobre los puertos españoles, amenazando con colapsar los enclaves, golpeando a las exportaciones españolas y animando a la subida de los precios del tráfico marítimo.
Frente a este nuevo panorama, dos de los mayores puertos nacionales, Valencia y Barcelona, han comenzado a asentar las bases de los que serán sus planes de contingencia para hacer frente, no solo a su operativa habitual, si no al cúmulo de buques que se aproximan por dos frentes: el Canal de Suez y el Cabo de Buena Esperanza.
El plan de Valencia
El día de hoy, la Autoridad Portuaria de Valencia se reunirá para analizar las medidas a adoptar para la operativa de carga y descarga, así como el traslado de contenedores, que llegará adicionalmente al enclave tras reestablecerse la navegación en Suez.
Para ello se ha convocado a la Marca de Garantía del Puerto de Valencia, donde se encuentran representadas más de 150 empresas e instituciones, entre agentes de aduanas, transitarios, consignatarios, depósitos de contenedores, amarradores, estibadores, remolcadores, operadores logísticos y transportistas, entre otros.
Según las estimaciones de la APV, el incremento del tráfico se prevé que sea de entre 20.000 y 25.000 contenedores, una cantidad que se sumará a la operativa habitual, con una media de 15.000 contenedores al día.
El plan de Barcelona
El puerto catalán también está ultimando un plan de contingencia para poder atender el aumento de tráfico. El enclave cuenta en la actualidad con siete servicios semanales con diferentes destinos asiáticos que pasan por el Canal de Suez, un flujo al que ahora tendrán que hacer frente con el restablecimiento del tráfico marítimo.
Si bien la autoridad, al igual que su homólogo, todavía no ha concretado en qué se traducirá el plan de contingencia en el que está trabajando, el puerto ha reconocido estar trabajando de forma estrecha con armadores, terminales y todos los actores de la comunidad portuaria para aunar fuerzas e impulsar la productividad y capacidad logística de la infraestructura. Así, aclaran, prevén garantizar que los flujos de importación y exportación sean lo más ágiles posibles.
Mercè Conesa, presidenta de la Autoridad Portuaria de Barcelona, ha incidido en la idea de que “es en estos episodios puntuales cuando se demuestra la capacidad de respuesta y la fiabilidad del Port de Barcelona”.