Suelo logístico, en busca y captura: la escasez de terreno frena la actividad en Cataluña

La inmologística catalana está a punto de tocar techo. Al tiempo que la demanda reclama 500.000 metros cuadrados anuales, tendencia que se mantendrá de cara a los próximos años, la disponibilidad actual de este tipo de suelos en Cataluña se sitúa en el 3,1 por ciento, unos 270.000 metros cuadrados en total.
Así se desprende del estudio ‘La logística: un motor para Catalunya’ a partir del cual, Anna Gener, CEO de Savills Aguirre Newman Bercelona, Cristian Oller, country manager de Prologis, e Ignacio García Cuenca, country manager de Goodman, han alertado sobre la escasez de suelo logístico en la región, así como las posibles consecuencias de este hecho.
Un sector frustrado
Por su parte, Gener ha destacado la “preocupación” que existe en el sector sobre cómo evolucionará el mercado inmologístico, ya que la demanda ve frustrados sus proyectos ante la falta de este tipo de terrenos.
“Lo más grave es que no se está planificando suficiente suelo en las zonas donde más demanda hay”, aclara, lo cual es “especialmente grave en la primera corona de Barcelona”, que cuenta con una disponibilidad cercana al 1 por ciento.
Si bien Cataluña cuenta con un gran potencial logístico, dada su situación geográfica, Gener ha alertado que “estamos perdiendo oportunidades”.
La clave está en la colaboración
Las empresas quieren seguir invirtiendo y creciendo en Cataluña, matiza Oller, pero para ello es necesaria la colaboración y el apoyo de las administraciones, “especialmente a la hora de agilizar los procesos de obtención de permisos y de creación de suelo logístico”.
Sílvia Solanellas, directora de la Unió de Polígons Industrials de Catalunya (UPIC) también ha subrayado la necesidad de impulsar la colaboración público-privada para crear nueva oferta, señalando que cada 1.000 metros cuadrados de techo logístico se crean entre seis y ocho puestos de trabajo directo.
Además, apunta, cada euro de inversión en la urbanización de estos suelos conlleva una inversión adicional de 12,2 euros en inversiones por parte de las empresas.