Plan Moves III: los vehículos pesados quedan excluidos de las nuevas ayudas

El pasado viernes, el Gobierno presentaba un nuevo plan Moves. Con una dotación de 400 millones de euros, la noticia ha sido bien recibida por la industria automovilística – duramente golpeada por la pandemia – y, sin embargo, ha levantado algunas ampollas en el sector del transporte por carretera.
“Una vez más quedamos fuera de las ayudas para adquirir vehículos menos contaminantes”, apuntan desde la Federación Nacional de Asociaciones de Transporte de España, que asegura que sus reivindicaciones han sido ignoradas en lo que respecta al fomento de la introducción del gas natural en el sector del transporte, al ser la única alternativa viable con la tecnología actual para la propulsión de camiones.
Si bien para Fenadismer este es el modo de contribuir a la descarbonización del sector, “lamentablemente el Plan excluye de la posibilidad de acogerse a dichas ayudas la adquisición de camiones y autobuses, por lo que los transportistas que quieran acogerse a dichas ayudas deberán solicitar los Fondos que aún queden sin ejecutar del Programa Moves II”.
{advpoll id=’527′ view_result=’0′ width=’0′ position=’center’}
Los candidatos al Plan Moves III
La tercera edición del programa de ayudas para el impulso al vehículo eléctrico, que estará vigente hasta 2023, subvencionará:
A particulares y autónomos con un máximo de hasta 7.000 euros por la adquisición de un coche eléctrico, y con hasta 1.300 euros en el caso de una motocicleta eléctrica, siempre que se achatarra un vehículo de más de 7 años de antigüedad. En caso de que no se achatarre un vehículo antiguo, las ayudas alcanzarán sólo los 4.500 euros.
La compra de furgonetas eléctricas se subvencionará con hasta 9.000 euros en caso de que el adquir achatarre su viejo vehículo y con hasta 7.000 en caso de que no lo haga. En el caso de una PYME la ayuda podrá alcanzar los 5.000 euros.
En todos los casos si el solicitante reside en un municipio de menos de 5.000 habitantes se incrementará la ayuda en un 10 por ciento tanto para la instalación de infraestructuras de recarga como para la compra de vehículos.