DSV adquiere la unidad logística de Agility y desbanca a DB Schenker del podio global

Dos años después de la compra de Swiss Panalpina, la empresa de logística DSV vuelve a anunciar otra adquisición mil millonaria. En esta ocasión, la firma ha confirmado el acuerdo de adquisición de la división de logística de Agility Public Warehousing de Kuwait por valor de 4.200 millones de dólares, creando la tercera empresa de transporte de carga más grande del mundo.
El acuerdo consolida la estrategia implantada por la compañía en los últimos años, donde pretenden generar una suerte de economía de escala en un mercado como es el transporte de carga, fuertemente fragmentado.
A través de esta nueva operación, la compañía con sede en Copenhague se colocará en el tercer puesto del ranking global, solo por detrás de DHL Logistics y Kuehne & Nagel. En esta línea, la consolidación de la compra supondrá la salida del Top 3 de DB Schenker, que pasará a ostentar el cuarto puesto en relación a los volúmenes de ingresos y los fletes.
Una cuarta parte de la capacidad de carga
Actualmente, Agility’s Global Integrated Logistics (GIL) cuenta con 17.000 empleados, generando solo durante el año pasado unos ingresos cercanos a los 4 mil millones de dólares.
La potencia de la compañía permitirá, en palabras de Jens Lund, director financiero de DSV, crear una “combinación excelente”, con la que se espera elevar la rentabilidad de la unidad Agility desde un margen operativo del 4 por ciento al margen de DSV, situado en el 10 por ciento.
Si bien hasta el momento la compañía no ha ofrecido detalles en cuanto al nivel de sinergia que se pretende crear con esta adquisición, la firma ha asegurado que será lo suficiente para tener una buena exposición en Asia-Pacífico y Medio Oriente.
En lo que respecta a la carga, la compra de la división logística aumentará los volúmenes de carga de DSV en alrededor de una cuarta parte, aportando un 5 por ciento adicional en la participación de mercado global.
DSV espera que la unidad Agility se integre por completo alrededor de un año después del cierre de la transacción en el tercer trimestre.