El empleo logístico resiste la embestida de la tercera ola y supera las cifras prepandémicas

El mes de abril ha devuelto al sector de la logística a la senda del crecimiento. A pesar del impacto de la tercera ola del COVID-19 sobre el empleo, que ha disparado los EREs en diversos sectores, la afiliación a la Seguridad Social del sector de la logística durante el pasado mes ha alcanzado las 930.255 personas, con un aumento de 4.195 con respecto a marzo, equivalente a un 0,4 por ciento.
A raíz de ello, la logística pasa a consolidarse como el generador del 5 por ciento del empleo total de la economía. De este modo, el nivel de afiliación, que ya en el mes anterior se había mantenido estable, vuelve a registrar un resultado positivo que, si se compara con el mismo mes del año anterior, confirma una dinámica alzista, teniendo en cuenta la circunstancia que abril de 2020 registró con el impacto directo sobre el empleo del confinamiento de la economía.
En términos de comparación interanual, y para datos globales del sector, la buena noticia es que en abril se supera el nivel de afiliación del mismo mes en 2020, en 32.592 personas, un 3,6 por ciento.
El empleo autónomo se estabiliza
Del total de afiliados del sector, un total de 715.512 pertenecen al Régimen general y otros 214.743 al de autónomos de la seguridad social. Esta distinción es relevante, porque con estos datos, en el primer caso, se produjo en abril un aumento del 0,56 por ciento con respecto a marzo en tanto que, en el caso concreto del empleo autónomo, el crecimiento ha sido inferior, un 0,1 por ciento, de una práctica estabilidad.
La afiliación al Régimen general, en comparación interanual, aumentó en 22.180 personas, un 3,2 por ciento. Por lo que respecta a los autónomos, la cifra se incrementó en 10.412 personas, equivalente a un 5,1 por ciento. Los autónomos del sector suponen el 6,5 por ciento del total nacional.
Por actividad
De las actividades integrantes del sector, el transporte terrestre, que concentra el 64 por ciento del empleo, tuvo un mal ejercicio en abril con un descenso del 0,12 por ciento respecto a marzo, mientras que, en tasa interanual, aumentó un 3,18 por ciento, si bien el empleo autónomo cambió de signo y creció algo menos, un 1,1 por ciento.
La siguiente actividad por volumen de empleo, Almacenamiento y actividades conexas, que supone el 22 por ciento de total, creció un 1,44 por ciento respecto a marzo, pero en tasa anual, registró un 3,1 por ciento gracias al fuerte incremento registrado por el empleo autónomo, 5,5 por ciento, más.
De nuevo, la actividad con mayor descenso del empleo en términos anuales fue el Transporte aéreo, acusando los efectos de la crisis, un -10,07 por ciento, si bien en este mes de marzo creció un 1 por ciento respecto al mes de marzo, en tanto que las Actividades postales y de correos experimentaron un crecimiento anual acumulado del 14,29 por ciento, con un crecimiento respecto a marzo de un 3,3 por ciento.
El empleo autónomo mantiene un importante aumento del empleo alcanzando el 32,7 por ciento.
La situación de los ERTEs
Según datos del Ministerio de Inclusión y Seguridad Social el número de ERTES en el sector de la Logística y el Transporte en el mes de abril alcanzó un total de 7.502 (122 menos que en marzo) que afectaron a un total de 39.570 trabajadores con una disminución en ambos casos de un 5 por ciento.
De estos trabajadores, 26.175 son hombres y 13.395 mujeres.
El transporte terrestre se mantiene como la actividad más afectada por los ERTES y también el que mantiene un mayor número de trabajadores en situación de regulación de empleo: suma en abril 14.455. Le sigue transporte aéreo, con 14.127 trabajadores en ERTE.
Por último, almacenamiento y actividades conexas al transporte registra 9.531 trabajadores, y en este caso, el descenso es de un 11,2 por ciento. En conjunto Transporte y Logística con 39.570 trabajadores afectados representa el 6,2 por ciento del total de trabajadores en ERTE en el conjunto de la economía.
La opinión de los expertos
Según Gabino Diego CEO de Foro de Logística, “el empleo en la Logística y el Transporte está dando muestras de un mayor dinamismo que el conjunto de la economía, y que los niveles de empleo existentes antes del confinamiento y la pandemia del COVID-19 ya se han alcanzado, pese a que la crisis está ahí y no conviene olvidarse de la misma. Una vez más, el dato positivo del empleo en el sector viene de la mano de los autónomos, que están aprovechando las oportunidades de emprender que se abren en este sector. Una clara apuesta por el talento y la cualificación que es un rasgo cada vez más evidente del Transporte y Logística en España”.
“Por ello, somos optimistas con el empleo autónomo porque está ayudando a recuperar los niveles de empleo anteriores a la crisis del COVID-19 con más rapidez que en el resto de la economía, y en ese sentido, hay empresas que están haciendo esfuerzos en digitalización y cualificación para afrontar con los recursos humanos adecuados, los retos de un escenario complejo y lleno de incertidumbres”.