Lidl se enfrenta a la saturación logística de su ecommerce en España

Desde que, a finales de 2018, Lidl pusiera en marcha una tienda online de bazar a nivel nacional, la firma no ha parado de crecer. Tal ha sido su aceptación que, ahora, la firma alemana se ha visto obligada a reforzar parte de su operativa en Madrid, desde donde pretenden descargar parte de la presión logística que soporta actualmente su centro de Seseña.
Esta localidad toledana fue, precisamente, la encargada durante todos estos años de dar respuesta a la gestión de la tienda online de Lidl, desde donde se organiza la distribución de los artículos de marca propia – moda, ocio, hogar, etc -.
Sin embargo, tal y como apuntan fuentes de la cadena de supermercados a C de Comunicación, el éxito cosechado por este canal de ventas entre los consumidores españoles ha generado un progresivo incremento de la demanda que “requiere reforzar el servicio que ofrecemos desde Seseña”.
La respuesta está en Pinto
Así, ante la imposibilidad de ampliar la instalación de la compañía en Toledo, Lidl ha confirmado que ha procedido a reactivar la actividad de su centro logístico de Pinto, en el sur de Madrid, para dar soporte a la gestión de su tienda online, pudiendo así gestionar el servicio desde ambos centros.
De esta manera, la empresa apunta que podrá garantizar el crecimiento sostenible de esta área de negocio, un servicio disponible que entrega en toda la Península con un coste de envío único de 3,99 euros.